publicaciones
La innovación en los hospitales

Enviado por D&M 02/10/2008
En los últimos años la palabra “innovación” se ha incorporado de manera progresiva en el vocabulario habitual de la sociedad, habiéndose añadido la “i” de innovación a la “I” de investigación y la “D” de desarrollo. Pero, ¿qué es la innovación?, ¿cómo se entiende ésta en el seno de una organización hospitalaria?, ¿qué tipos de innovación podemos encontrar en un hospital?, ¿cómo puede desarrollarse la innovación en un hospital?

Autor: Óscar Día, Senior Manager de Antares Consulting;
Lluis Triquell, socio director de Antares Consulting

La innovación en un hospital

Los hospitales forman parte de un sistema sanitario cambiante en el que el desarrollo acelerado de las nuevas tecnologías genera nuevas oportunidades, y donde existe una demanda sofisticada que exige mejoras constantes. Los hospitales deben realizar por lo tanto un esfuerzo permanente por hacer cosas nuevas y/o de manera diferente con la intención de mejorarlas; este proceso se conoce con el nombre de “innovación”.

Cabe destacar que la actividad innovadora de una organización viene determinada principalmente por dos factores:

  • La creatividad, que supone la habilidad para encontrar o desarrollar nuevas ideas,
  • La búsqueda de valor: la innovación supone convertir ideas en valor, es decir transformar la creatividad en resultados asumiendo el riesgo que esto comporta.

Tipos de innovación

La OCDE destaca que, si bien es cierto que la innovación tecnológica juega un papel clave en la competitividad y eficiencia de las organizaciones, las formas de innovación no tecnológicas tienen cada vez más interés por el efecto que también tienen en la mejora de las mismas, ya que la visión moderna de la competitividad de una organización va asimismo ligada a las formas de gestión y organización, tanto interna como externa, y al papel de los recursos humanos. Así pues, en las organizaciones podemos encontrar diversos tipos de innovación:





En el caso de los hospitales, podemos hablar principalmente de cinco tipos de innovaciones

  • Organizativas: mejoras en organización y líneas de negocio, organización y territorio, organización de unidades y/o proyectos, organización de la farmacia hospitalaria.
  • Tecnológicas: mejoras en equipamientos y/o sistemas de información.
  • Clínicas: mejoras específicas en cirugía y en los tratamientos realizados al paciente.
  • De gestión: mejoras en el sistema de calidad y control de gestión, y en los sistemas de información que apoyan la gestión.
  • De soporte: mejoras introducidas en los servicios generales del hospital.

Por consiguiente, la innovación en un hospital no ha de centrarse únicamente en la actividad clínica –“medical innovation”-, sino que cualquiera de los procesos y sistemas que podemos encontrar en un hospital es susceptible de ser mejorado gracias a la innovación –“hospital innovation”, de manera que los diversos colectivos profesionales que trabajan en él pueden innovar y generar ideas y convertirlas en valor tanto para los pacientes, como para la organización y/o la sociedad en general.


El proceso de la innovación
   
La clave del desarrollo de la innovación es su sistematización y organización; la capacidad innovadora de un hospital dependerá de cómo organice y gestione el proceso de sistematización de la innovación, ya que la mayor parte de las innovaciones son el resultado de un trabajo sistemático de búsqueda de ideas y oportunidades y de su transformación en realidades.

“Hay innovaciones que surgen de un instante de genialidad, pero la mayoría de éstas, especialmente las de más éxito, son el resultado de la búsqueda consciente y deliberada de oportunidades” (Peter Drucker).

El proceso de innovación consta de cinco fases:



Fuente: elaboración propia

La primera etapa de generación de ideas requiere la fase previa de aprendizaje, ya que para innovar es preciso tener ideas. Éstas ideas pueden surgir de la observación externa, de la detección de cambios del entorno y/o de la generación de ideas dentro de la propia organización. Para ello, la organización debe contar con mecanismos que le ayuden a recoger, canalizar y gestionar la información relevante, como por ejemplo un foro de innovación en el que participen profesionales de diversas áreas.

En la segunda etapa de evaluación y selección de ideas, se requieren criterios formalizados que ayuden a seleccionar las propuestas que mayor valor aportan a la institución y a sus pacientes; también se requieren instrumentos de evaluación de la viabilidad de las propuestas como por ejemplo una matriz de impacto-factibilidad-recursos.

La etapa de desarrollo de ideas o proyectos requiere que los equipos de proyecto, especialmente sus responsables, realicen un trabajo de reflexión y estructuración previo que les permita reflexionar sobre cada actividad, tomar conciencia de las dificultades y prepararse para asumir los retos que conllevará el desarrollo de los mismos.

A su vez, el desarrollo de proyectos de innovación ha de ir siempre acompañado de su comunicación a los profesionales del hospital, con el objetivo de crear cultura innovadora a través de una comunicación proactiva que implique acciones informativas que aseguren la difusión de resultados y conocimiento, y acciones que van más allá de la información como la formación en técnicas de innovación o programas incentivados de captación de ideas o desarrollo de proyectos, ya sean incentivos económicos, de reconocimiento público o de promoción dentro del hospital.

Como actividad transversal a todo el proceso de innovación, la comunicación debe lograr la implicación de las personas, contribuyendo a disminuir la resistencia al cambio, ayudar a que la organización se perciba como innovadora por la comunidad y los pacientes, y a su vez facilitar la búsqueda de financiación. Para ello, el hospital debe comunicar externa e internamente la innovación.

Por otra parte, innovar de manera continuada requiere la gestión del proceso de innovación con una estructura organizativa específica que alinee la innovación y la estrategia del hospital; para ello es clave tanto la participación como el apoyo de la Dirección.


Innovación, Calidad e Investigación
 
Finalmente, cabe destacar que la innovación está íntimamente relacionado con otros procesos del hospital como la Calidad y la Investigación, estableciéndose entre ellos múltiples sinergias que son de hecho la clave para garantizar su éxito.

La innovación forma parte de un ciclo que comienza en la propia actividad del hospital; la búsqueda de la calidad y la mejora continua es la base de las ideas y oportunidades que darán pie la los proyectos de innovación tanto de la actividad asistencial como de la actividad no asistencial. Asimismo, de las iniciativas de innovación pueden surgir los proyectos de Investigación y Desarrollo de un hospital, cuyo resultado final redundará en la mejora de la prestación asistencial y en la calidad de la atención al usuario.

Relación entre Innovación, Calidad e Investigación en un hospital:
 


Fuente: elaboración propia


Conclusión


En conclusión, la innovación en un hospital ha de ser más que la “innovación médica” y tratar todos los aspectos organizativos y de gestión de un hospital, y en especial los procesos de atención al cliente. Dicha innovación ha de realizarse de manera sistemática y no dejarse al azar, además de ser gestionada por una estructura dedicada a ello y contar con el apoyo explícito de la dirección. Finalmente, hay que considerar las sinergias existentes entre la Calidad, la Innovación y la Investigación y Desarrollo en un hospital.




Referencia bibliográfica

Día, Óscar; Ingelmo, Mireia; Triquell, Lluis. La innovación en los hospitales. Barcelona: Antares Consulting, 2008.