archivos
Variabilidad en la utilización de los servicios de urgencias hospitalarios del Sistema Nacional de Salud

Enviado por D&M 19/05/2010
En España se realizan anualmente una media de 45,7 visitas a los servicios de urgencias por cada 100 habitantes. Estas cifras son muy elevadas aún teniendo en cuenta que tienden a aumentar en los países desarrollados. Un estudio, enmarcado dentro del Proyecto Atlas de Variaciones en la Práctica Médica en el Sistema Nacional de Salud, ha investigado las diferencias en la utilización de los servicios de urgencias hospitalarios según la área geográfica, revelando una gran disparidad entre comunidades, lo cual puede dar una pista sobre qué estrategias seguir para atajar esta problemática.

Fuente: Gaceta Sanitaria

Cada año aumentan las cifras de utilización de los servicios de urgencia hospitalarios (SUH) en los países desarrollados. En España, la frecuencia de uso de los SUH supera ampliamente la media de otros países desarrollados y, en los últimos años, se ha registrado un preocupante aumento anual de visitas.

La comunidad sanitaria está preocupada por la utilización inadecuada de los servicios de urgencia, ya que implica un gran gasto económico y de recursos humanos. Por ello, un equipo de investigadores del Centro Superior de Investigación en Salud Pública de Valencia y del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud de Zaragoza, junto con el Grupo de Variaciones en la Práctica Médica en el Sistema Nacional de Salud, ha realizado un estudio centrado en variables geográficas para intentar determinar las causas de esta problemática.

Las fuentes utilizadas para realizar este estudio han sido el padrón municipal de 2006, los microdatos de la Encuesta Nacional de Salud de 2006 y los datos del Proyecto Atlas de Variaciones en la Práctica Médica en el Sistema Nacional de Salud.

Inicialmente, se ha estimado la tasa de frecuentación de los SUH. Según los resultados, los 35,3 millones de habitantes de la muestra realizaron un total de 16,2 millones de visitas de urgencia en el Servicio Nacional de Salud, es decir, 45,7 visitas por cada 100 habitantes. Por autonomías, Cantabria y Andalucía registraron el mayor número de visitas por cada 100 habitantes, con 50 o más urgencias, mientras que Canarias realizó el menor número, con menos de 34, lo cual revela una amplia disparidad entre comunidades.

En segundo lugar, se ha analizado la relación entre la frecuentación de los SUH y el porcentaje de ingresos hospitalarios derivados del servicio. Los cifras más altas se obtuvieron en Castilla-La Mancha y Aragón, con un 19% de ingresos, y las menores en Cantabria y Andalucía, con un 10%. Al comparar la frecuentación de urgencias con los ingresos realizados, no se observa correlación entre ambos fenómenos: Andalucía, por ejemplo, tiene la mayor tasa de visitas a urgencias y el menor porcentaje de ingresos.

En tercer lugar, el estudio ha estimado las razones estandarizadas de utilización de urgencias, según el patrón de referencia obtenido en la Encuesta Nacional de Salud. Según los datos, Cantabria y Cataluña, con razones superiores en un 20% y un 16% respecto al patrón, muestran la mayor utilización de las urgencias, mientras que Canarias, Castilla y León, Baleares y La Rioja manifiestan la menor utilización.

Por último, la investigación ha analizado la relación entre la frecuencia a los SUH y los recursos hospitalarios. El número de médicos de urgencias y el tamaño del hospital se han presentado como variables representativas en la relación analizada, mientras que el número de camas y de médicos de otras especialidades, no.

Así, la principal conclusión de este estudio es que España muestra una gran variabilidad en cuanto al uso de los SUH, lo que implica que un comportamiento más cercano a uno u otro valor supone un aumento o descenso de miles de visitas a urgencias. El estudio apunta que un factor explicativo de las diferencias observadas entre comunidades puede ser la existencia de patrones locales de comportamiento, pues las áreas de una misma comunidad suelen tener componentes comunes y diferentes a otras.

Muchas pueden ser las causas por las que los españoles hacen un uso excesivo de los SUH pero, en cualquier caso, se han de desarrollar estrategias para contrarrestar la tendencia. Obedeciendo a este estudio, quizá la solución comience por hacer un abordaje específico de esta problemática, con diferentes ámbitos de actuación según la variabilidad observada.



Referencia bibliográfica

Pieró, S., Librero, J., Ridao, M., Bernal-Delgado, E. Variabilidad en la utilización de los servicios de urgencias hospitalarios del Sistema Nacional de Salud. Gaceta Sanitaria. 2010 [acceso 22 de abril 2010]; 24(1):6–12. Disponible: http://www.elsevier.es/watermark/ctl_servlet?_f=10&pident_articulo=13147131&pident_usuario=0&pcontactid=&pident_revista=138&ty=138&accion=L&origen=elsevier&web=www.elsevier.es&lan=es&fichero=138v24n01a13147131pdf001.pdf
Acceso al documento original Español